Economía

REPERFILANDO

Comienzan las negociaciones con el FMI por la deuda odiosa

Esta semana Sergio Chodos asumirá como director Ejecutivo del Cono Sur ante el FMI, dando inicio a las negociaciones con el organismo. El Gobierno busca extender los vencimientos de la deuda -aceptada en su totalidad sin cuestionamientos- y continuar con el ajuste fiscal en un contexto de profunda crisis económica.

Lunes 13 de enero | 22:53

Sergio Chodos, director Ejecutivo del Cono Sur ante el FMI.

Sergio Chodos es el elegido por el Gobierno para asumir como director Ejecutivo del Cono Sur ante el FMI, y lo hará esta semana en la ciudad de Washington. De esta manera se dará comienzo a las negociaciones con el Fondo. Chodos tiene agendada una reunión con la directora del organismo, Kristalina Georgieva y con Luis Cubeddu, el nuevo jefe de la misión del FMI para la Argentina.

Chodos, de estrecho vínculo con el ministro de Economía, será el encargado de transmitir la propuesta del Gobierno que –entre otras cosas- busca un acuerdo por fuera del programa financiero stand by o de facilidades extendidas, para evitarse los “condicionamientos” del organismo. También definirán la fecha de la próxima misión en el país, que probablemente sea para finales de enero para comenzar las negociaciones formales.

El país atraviesa un serio problema de endeudamiento que creció en gran magnitud durante los últimos 4 años. En 2018 para poner un freno a las corridas cambiarias desde el macrismo recurrieron a la ayuda financiera del FMI que les otorgó un préstamo por usd 57.000 millones.

Se recomienda leer: Memorial del engaño: ¿por qué pagar una deuda odiosa?

Una propuesta para negociar

Alberto Fernández ya puso fecha estimada de cierre a las conversaciones sobre la deuda con el Fondo: el 31 de marzo. Según el analista Siobhan Morden, jefe de estrategia de renta fija de América Latina en Amherst Pierpont en Nueva York, “la capacidad del Gobierno para concluir las conversaciones sobre la deuda en 78 días también depende de cuán flexible decida ser el FMI.”

La propuesta del Gobierno para devolver los u$s 44.000 millones que le debe al organismo por los stand by (que no se desembolsó en su totalidad) incluyen la aceptación total de la deuda (sin quita) y una extensión de los vencimientos con tiempo de gracia para continuar “ordenando” la estructura fiscal y financiera de la economía argentina.

Los analistas opinan que esta propuesta será rechazada, pero sirve para marcar un punto de inicio en las tratativas. A esto se suman las negociaciones en paralelo con los bonistas privados. Según publicó el diario Infobae, desde el comité que conformaron los acreedores sostuvieron que tienen contactos con el Fondo lo que daría lugar a una propuesta con criterios unificados: “Muchos contactos sólidos en el FMI, incluyendo a la directora gerente, Kristalina Georgieva, y a la directora legal del organismo, Rhoda Weeks–Brown”.

Desde el ministerio de Economía, trascendidos sostienen que sería factible alcanzar acuerdos por separado entre el FMI y los bonistas. Sobre el Fondo, Fernández remarcó su optimismo en una entrevista este domingo: “Tengo el íntimo deseo de que esta percepción mía sea correcta y que, finalmente, con la nueva conducción del Fondo, podamos llegar a un punto de acuerdo que nos dé tiempo para recuperar la economía y para empezar a pagar”.

Deuda odiosa: las negociaciones recién empiezan

“Toda la deuda, es deuda heredada”, dijo Fernández en una entrevista realizada por C5N. Sin embargo, está dispuesto a pagarla en su totalidad sin cuestionamientos. Pero no sólo es deuda heredada, sino que se trata de una deuda odiosa: porque fue contraída en contra los intereses de la nación, del Estado o del pueblo; y porque los prestamistas conocían esa situación o no pueden demostrar que no podían saberlo.
Para una profundización del concepto se recomienda leer: Éric Toussaint: ¿qué hacer con la deuda odiosa?

Luego del primer mes de Gobierno de Alberto Fernández, quedó claro que sus medidas muy elogiadas por el FMI, estuvieron en función de liberar recursos para pagar esta deuda a los especuladores.

Este ajuste fiscal consolidado a través de la ley de emergencia económica, incluyó subas impositivas que recayeron con más fuerza sobre sectores medios de la población (impuesto PAIS, restitución IVA alimentos), pero no tocaron las ganancias de quienes más se enriquecieron bajo el macrismo: los bancos, el agropower y las mineras y petroleras.

Podés leer: ¿Quién se atreve a ajustar a los de la cima de la pirámide?

A simple vista existe una gran desproporción entre quienes deben esperar y “hacer el esfuerzo”, ellos son los jubilados (suspensión de la movilidad jubilatoria) y los trabajadores privados y estatales que tendrán un miserable aumento salarial a cuenta de futuras paritarias, que tampoco podrán ser “desmedidas”. Pero a los grupos concentrados no se les pide el mismo esfuerzo.

El pacto social va mostrando su verdadera cara. A medida que se desarrollen las negociaciones con el FMI quedarán al descubierto los límites del albertismo para cerrar un acuerdo y seguir cumpliendo con el ajuste fiscal. Un fino equilibrio que podría chocarse con las expectativas de amplias mayorías de trabajadores.

Te puede interesar: A un mes de asumir Alberto Fernández: ¿qué medidas económicas festeja el FMI?







Temas relacionados

Martín Guzmán   /    Kristalina Georgieva   /    Ajuste fiscal   /    Deuda   /    FMI   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO