Internacional

BRASIL – CRISIS POLÍTICA

Negociaciones a todo vapor en la carrera del impeachment

Aprobado el pedido de impeachment en la comisión especial de la Cámara de Diputados, el gobierno y la oposición mueven sus fichas para garantizar los votos necesarios para la votación del domingo.

Fernando Pardal

San Pablo

Jueves 14 de abril de 2016 | Edición del día

El gobierno sufrió un primer revés al perder por 38 votos contra 27 la votación en la Comisión especial de la Cámara de Diputados, que podía detener el proceso de pedido de impeachment de Dilma a realizarse el próximo domingo en el plenario de esa misma Cámara.

El gobierno preveía una derrota pero la calculaba por un margen menor. En la Cámara, la oposición enfrentará también un nuevo desafío ya que necesita obtener dos tercios de los votos, es decir, 342 votos de los 513 diputados para que el pedido de impeachment se acerque a su etapa final, es decir, pase a ser considerada por el Senado.

Entre los votos en la Comisión favorables al impeachment de este lunes (11) se encontraba el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), los Demócratas (DEM), el Partido Republicano Brasilero (PRB), el Partido Socialista Brasilero (PSB), el Partido Laborista Brasilero (PTB), el Partido Solidaridad (SD), el Partido Social Cristiano (PSC), el Partido Popular Socialista (PPS), el partido Verde (PV), el Partido de la Mujer Brasilera (PMB), el Partido Humanista Solidaridad (PHS) y el Partido Republicano del Orden Social (Pros). Mientras que los partidarios de poner fin al pedido y proceso de impeachemt fueron el PT, Partido Comunista de Brasil (PCdoB), Partido Democrático Laborista (PDT), Partido Ecológico Nacional (PEN), Partido de la República (PR), Partido Socialismo y Libertad (PSOL), Partido Laborista Nacional (PTN), Partido Laborista de Brasil (PTdoB) y el partido Red Sustentabilidad (Rede). Tres partidos, el PMDB, el PP y el PSD contaron con miembros cuyos votos estuvieron divididos entre las dos opciones.

Si la misma proporción de la votación que se expresó la Comisión se mantuviera en el próximo plenario de la Cámara de Diputados, el gobierno saldría triunfante, con un desfase de 30 votos para que la oposición conquistara la continuidad del pedido de impeachment en el Senado.

Sin embargo, como era de esperarse, la derrota en la Comisión plantea más presión para que los partidos que dudaban en mantener su apoyo a Dilma a cambio de cargos, se pasen para el otro bando. El Partido Progresista (PP), por ejemplo, que el gobierno venía seduciendo con la promesa de ministerios importantes, como el de Salud, hoy a cargo del PMDB, aportó más confusión. En la Comisión, de sus 4 representantes, 3 votaron contra el gobierno y uno a favor. Pero luego del triunfo de la oposición, el partido declaró que votará a favor de la continuidad del proceso de impeachment en el Senado. El PP cuenta con la cuarta mayor bancada en la Cámara de Diputados, con 47 diputados. Además del PP, el Partido Republicano Brasilero (PRB) también decidió abandonar al gobierno y sus 22 diputados apoyarán la decisión de dar curso al impeachment en la Cámara.

El gobierno necesita 171 votos de la oposición, que no necesitan ser votos contrarios al impeachment: pueden mantenerse como abstenciones, una posición más “confortable” para los diputados que no quieren comprometerse por temor a quedar del lado derrotado.

Según el relevamiento realizado por el bloguero Luís Nassif a partir de consultoras que realizan análisis para el mercado financiero, hay 39 diputados indecisos, de los cuales la oposición necesita garantizar 26 para tener quórum. Cunha (PMDB), actual presidente de la Cámara de Diputados y ferviente partidario del impeachment, sabe que no tiene aun ese número y a partir de esto se torna una cuestión fundamental lograr controlar el orden en que se realizará la votación de los diputados, de modo que pueda asegurar que el efecto cascada - por el cual los diputados tenderán a votar a favor del lado que consideren tiene posibilidades mayores de imponerse - juegue a favor del impeachment y no al revés. Para esto, Cunha tiene que iniciar la votación por el sur, que representa la bancada más proimpeachment. Si comenzara por el norte y el nordeste, el efecto favorecería al voto contra el impeachment.

Otra de las formas por las que el gobierno puede intentar detener el impeachment es por medio de las abstenciones, que consiste en simplemente no comparecer al plenario. Así, un diputado que quiera votar por el gobierno, a cambio de favores, pero no quiera “quedar mal” con sus electores, simplemente no comparece a la sesión.

La oposición trabaja también con el factor que aportan las investigaciones de la Operación Lava-Jato, que continúa siendo usada para crear hechos políticos y favorecer el proceso de impeachment contra la presidenta. El más reciente fue la apertura de la investigación contra Renan Calheiros, presidente del Senado y miembro del PMDB, que se opone al impeachment.

Lo que demuestran estos datos es que la disputa entre el gobierno y la oposición aun sigue abierta. Y también que el método del gobierno para detener el impeachment continúa siendo el mismo al que apelan el resto de los partidos de este régimen podrido y corrupto: negociados e intercambio de favores. Este método fue en gran parte lo que durante estos trece años de gobierno del PT le abrió espacio a bancadas como la ruralista y la evangélica e hizo que los partidos más corruptos y oportunistas de la derecha como el PP crecieran. Ahora queda cada vez más claro que para mantenerse en el poder el PT está dispuesto a rifar cada centímetro de poder para conquistar una base “aliada” que le permita derrotar la votación en el plenario. Si en las calles ponen a su burócratas de la CUT y la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) para gritar contra el impeachment y defender al gobierno, está claro que no es por medio de la fuerza de las movilizaciones que pretende derrotar la votación, sino confiando cada vez más en los esquemas de este régimen podrido

Es con esta lógica que negocia hoy el PP, partido de caudillos corruptos alineado con las oligarquías regionales como la familia Amin en Santa Catarina o el corrupto Maluf en San Pablo. Luego de conseguir el ofrecimiento de uno de los principales ministerios por parte del actual gobierno, el de Salud, codiciado por todos los oportunistas por el presupuesto que maneja y el número de cargos a negociar, el PP decidió que podría ir por más y aprovecharse de la desesperación del gobierno. El peso de su bancada le posibilita presionar al gobierno hasta el último minuto.

Por eso se mantiene todo el tiempo en una posición ambigua. Antes de la votación de la Comisión se mantenía con el gobierno, con su presidente el senador Ciro Nogueira haciendo declaraciones de que se oponía al impeachment. Mientras tanto, una de sus principales figura públicas, el diputado Paulo Maluf, declaraba que era favorable al impeachment. Entrelineas puede leerse: si vamos a permanecer del lado del gobierno, queremos más cargos.

Sin embargo, puede ser que efectivamente existan sectores dentro del partido que ya apostaron a una derrota segura del gobierno y no quieren correr este riesgo considerando el enorme peso de la bancada de la sigla en la Cámara o que también estén presionado para lograr una cuota mayor de un PT a cada momento más acorralado. Partidos menores como el PRB actúan con una lógica similar. Otra variante es que así como el PMDB la votación resulte dividida.

Mientras continúan estos negociados, necesitamos organizarnos de forma independiente, movilizándonos contra la maniobra reaccionaria del impeachment, exigiendo de las centrales sindicales y organizaciones estudiantiles que rompan su sumisión al gobierno y pasen de las palabras a los hechos, poniendo en pie un plan de lucha contra el impeachment, los ataques del gobierno del PT y los despidos, donde los trabajadores y jóvenes seamos sujetos con nuestros métodos, de esta inmensa batalla política. No hay que ceder un milímetro de confianza a este gobierno que, como sus métodos de preservarse dejan claro, pondrá todas sus fuerzas para implementar los ataques, aunque acompañado de la demagogia lulista, sobre los trabajadores, la juventud y el pueblo pobre en caso de que finalmente logre mantenerse en el gobierno.

Traducción: Liliana O. Caló







Temas relacionados

Impeachment   /    Dilma Rousseff   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO