×
×
Red Internacional

El personal de tráfico de todas las líneas han tomado la decisión de no implementar los cambios de horarios y distribución del trabajo que solicita la empresa, hasta tanto no pueda haber una discusión sobre nuestros reclamos. Queda latente un nuevo conflicto.

Pablo Peralta Agrupación Bordó | Línea H

Jueves 2 de diciembre de 2021 | 19:12

El 29 de noviembre, el Secretariado del subte ha presentado formalmente, ante la empresa Emova -ex Metrovias-, la solicitud de un segundo franco semanal para los trabajadores de tráfico y, en el futuro, todo el personal del subte. Es un viejo reclamo de los trabajadores del subte que, en el marco de la insalubridad, de la exposición al asbesto que tenemos que erradicar, pero aún no se logra y trabajando en un lugar de alto riesgo de contagio de Covid, debería ser escuchado y resuelto. Y no solo para el personal de conducción o tráfico, sino para todos los trabajadores.

Pero lamentablemente la empresa concesionaria se niega a sentarse con los representantes de los trabajadores para, tan siquiera, poner esta necesidad en discusión. Por eso el personal de tráfico de todas las líneas han tomado la decisión de no implementar los cambios de horarios y distribución del trabajo que solicita la empresa, hasta tanto no pueda haber una discusión sobre nuestros reclamos.

Esta negativa, producto de la falta de respuestas de la empresa Emova, deja planteada la posibilidad de un conflicto en caso de que en algún momento la empresa pretenda imponer si o si sus nuevos diagramas de trabajo.

Una propuesta con riesgos

En la presentación que realizó el Secretariado de la AGTSyP se solicita “agregar un franco semanal a dicha dotación, con reordenamiento del tiempo de trabajo diario, de manera de optimizar el tiempo del mismo”. Dicho en criollo se plantea un nuevo franco a cambio de mejorar la productividad. Este planteo tiene antecedentes en el “Acuerdo marco” que apenas traspasado el subte al Gobierno de la Ciudad firmaran la empresa Metrovias con la burocracia de la UTA. En dicha carta de intención se planteaba la “posibilidad de incrementar el número actual de francos, en tanto mejore o no afecte los niveles de productividad necesarios”. Hasta el día de hoy, la implementación de los conceptos de aquella “Acta acuerdo” ha significado para los compañeros de estaciones reducción de puestos de trabajo y categorías flexibilizadas, por eso creemos que es un riesgo agarrarse de estas definiciones para pelear por nuestros derechos.

La pretensión de Emova/Metrovias de mejorar su productividad, que ya la conocemos, implica en los tráficos llevar el trabajo al borde de romper la jornada laboral de 6 horas y, cuando hay inconvenientes como los que en muchas líneas se viven a diario, a que los compañeros deban exceder la jornada laboral que tanto esfuerzo se necesitó para conseguirla.

Por eso creemos que es un error que antes de sentarse a discutir la posibilidad de un necesario segundo franco, el sindicato ofrezca el “reordenamiento del trabajo diario” declarándole a la empresa que estamos en condiciones de trabajar más, como si eso fuese posible sin poner en riesgo la jornada de 6 horas. Y antes de que siquiera se hayan sentado a discutir nuestra demanda.

Relaciones de fuerza

La puja entre un derecho que tenemos, porque ya está probado que los trabajadores del subte estamos sometidos a situaciones de insalubridad graves, y las concesiones que se “ofrecen” a la empresa en términos de productividad puede tener varias resoluciones.

Que el resultado sea el más favorable para los trabajadores depende de la relación de fuerza que podamos establecer contra una empresa que no le importa las condiciones de salubridad de los trabajadores, ni de los usuarios. Por eso hace falta un plan de lucha integral, con una gran campaña hacia el público usuario en la que demos a conocer todos los incumplimientos de la empresa y SBASE en términos de seguridad laboral. Y con medidas de fuerza bien planeadas obligar a la empresa, no solo a sentarse a discutir, sino a aceptar nuestras necesidades y demandas.

Vamos con todo a pelear por un necesario segundo franco, que reduzca la exposición de los compañeros al trabajo insalubre. Y a la vez vamos a defender el tiempo de exposición que realizamos los trabajadores en los túneles y vamos a defender a rajatabla la jornada laboral de 6 horas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias