Política

CRISIS CARCELARIA

Construir más cárceles: la "oportunidad" que el Gobierno le quiere dar a los jóvenes

El presidente Alberto Fernández anunció la inauguración de obras en tres cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense, luego de meses del reclamos por la gravísima situación en los lugares de encierro.

Gloria Pagés

Hermana de desaparecidos | CeProDH | @Gloria_Pages

Viernes 7 de agosto | 16:11

Estarán ubicadas en Florencio Varela, Magdalena y San Martín, además del inicio de la construcción de nuevos hospitales penitenciarios. El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, participó también de la conferencia.

Bajo la premisa de que “necesitamos construir cárceles porque si el delito crece, más gente será condenada”, el presidente Alberto Fernández anunció la inauguración de obras en tres cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense, ubicadas en Florencio Varela, Magdalena y San Martín, además del inicio de la construcción de nuevos hospitales penitenciarios.

Da por hecho que cientos de personas irán a la cárcel en el próximo período, sin mencionar nunca porqué crecería el delito. Simplemente, "más gente será condenada", anticipándose incluso a sentencias judiciales.

Luego de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) diera curso a un reclamo de la Procuración Penitenciaria y le pidiera al Estado argentino rendir cuentas por el maltrato a presos en las cárceles en el marco de la pandemia, el Presidente anunció este viernes la construcción de nuevos penales.

Leé también: Crisis penitenciaria: ante presión de la CIDH, Fernández “propone” hacer más cárceles

En todo su discurso buscó darle un tinte humanitario a una situación que viene agravándose dramáticamente y que la pandemia hizo estallar: las condiciones de hacinamiento, la denigración de la vida y la condena a muerte en muchos casos en los lugares de encierro.

“Que haya más celdas y más aulas. No me gusta hacer cárceles. Queremos darles al menos una oportunidad”, sentenció el Presidente. ¿Cuál sería la oportunidad para los miles de jóvenes pobres que pueblan las cárceles, sin condena, encerrados por delitos menores, sin siquiera ver respetado el derecho básico del principio de inocencia?

Luego de más de tres meses, cuando detenidos y detenidas de todo el país protagonizaron protestas por el temor a contagiarse, recién ahora el presidente toma el tema para dar lo que él considera una salida al problema del hacinamiento.

Te puede interesar: Ya son 180 los contagiados de Covid-19 en las cárceles del Servicio Penitenciario Federal

Cuando la Cámara de Casación Penal ordenó que quienes estuvieran en condiciones de ser excarcelados lo hicieran, fue tal la campaña mediática y de la derecha, que la medida quedó suspendida en los hechos porque “iban a salir violadores y asesinos”.

El resultado fue la pandemia extendiéndose en las cárceles y comisarías. Mientras, el Ejecutivo se ubicaba como espectador dejando por entero al Poder Judicial todas las decisiones. Cuando señaló que “a sociedad ha ido abandonado poco a poco el problema carcelario” no hace más que confirmarlo.

"Me preocupa la situación de las cárceles y vamos a tratar de tomar medidas sanitarias para evitar los contagios. Pero el tema de las excarcelaciones debe ser resuelto por la Justicia", había dicho Fernández en abril. Claramente, no fue resuelto.

Ahora, el presidente anuncia la construcción de 364 plazas y otras obras en tres cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense en complejos ubicados en 12 distritos de la provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, mientras no se reviertan y deroguen las leyes y reformas que provocaron que las cárceles estallen literalmente, no habrá modo de que los lugares de encierro sean “penas que dañen en exceso a las personas afectadas”, que como señaló Fernández está prohibido en la Constitución nacional. La cuota de cinismo en el discurso es alta, toda vez que vuelve a mostrarse como alguien ajeno a la situación actual.

Las últimas leyes que se votaron para aumentar la penas y limitar las excarcelaciones por delitos menores. La llamada ley Blumberg sancionada en 2004 durante el gobierno de Néstor Kirchner; y la 27.375, que reforma la Ley 24.660 de Ejecución de la Pena, sancionada en junio de 2017 durante el gobierno de Macri (impulsada por Massa y Luis Petri de la UCR).

Podés leer: Crisis carcelaria: entre la demagogia derechista y las responsabilidades políticas

Ambas leyes fueron votadas no sólo por los diputados y senadores de los partidos alineados a la derecha, sino también por el Frente para la Victoria hoy Frente de Todos. Solo ocho diputados votaron en contra en 2017, pertenecientes al Frente de Izquierda y Movimiento Evita entre otros.

Recordemos que la CIDH remitió el 30 de julio una nota al Estado argentino a los fines de que remita información relativa a la situación denunciada por la PPN, dentro del plazo de 5 días. En particular, solicitó al Estado argentino que informe los siguientes puntos: a) sus observaciones sobre la solicitud de medidas cautelares; b) información sobre la situación actual de salud de los propuestos beneficiarios, indicando si estarían recibiendo la atención médica que requerirían ante las sospechas de diversas enfermedades; c) medidas que el Estado estaría implementando para proteger la vida, integridad personal y salud de los propuestos beneficiarios en sus condiciones actuales y ante la actual pandemia por coronavirus o COVID – 19.







Temas relacionados

Covid-19   /    Coronavirus   /    Alberto Fernández   /    Cárceles   /    Axel Kicillof    /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO