Economía

SE TENÍA QUE DECIR

Deuda: ¿con el acuerdo ganamos todos?

Mientras ayer parecía que el gobierno estaba en una posición dura de no ceder "ningún dólar más" frente a los bonistas externos, Alberto Fernández dió la orden de acelerar y cerrar la negociación a como dé lugar. Economía en #SeTeníaQueDecir.

Lucía Ortega

@OrtegaLu_

Martes 4 de agosto | Edición del día

💰 DEUDA | El gobierno acordó con los acreedores. ¿Quién lo va a pagar? - YouTube

Mientras ayer parecía que el gobierno estaba en una posición dura de no ceder "ningún dólar más" frente a los bonistas externos, de no extender el plazo de negociación y encaminarse hacia un default completo antes que seguir “mejorando la deuda” a costa de un mayor esfuerzo a quienes "menos tienen", de repente se pasó a confirmar que alcanzó un acuerdo de deuda con los bonistas externos.

Alberto Fernández dió la orden de acelerar y cerrar a como dé lugar.

¿Qué pasó?

Pasó que en ese “alguien tiene que ceder”, nuevamente el Gobierno sí aceptó otorgar nuevas concesiones. Ayer el ministro de Economía Martín Guzmán dijo que no iban a dar ni un centavo más, porque el país tiene serias restricciones e iba a implicar que el gobierno deba ajustar más y más para poder pagar. Hasta hace poco planteó que “no iba a permitir que se ajusten jubilaciones para pagar deuda”. Entonces con esta nueva concesión, ¿de dónde va a salir la plata para pagar?

Te puede interesar: Guzmán acuerda con los lobos de Wall Street: festejo en los “mercados”

Quedan muchas dudas, sobre la ya cuestionada “sostenibilidad” de ese nuevo acuerdo.

¿Cuáles son los cambios?

En el comunicado del Gobierno publicado cerca de las 3 horas de madrugada, se indica que “Argentina y tres grupos de acreedores alcanzan acuerdo de reestructuración de deuda”. En criollo: que llegó a un acuerdo con los pesos pesados como BlackRock y Ashmore. Ya estaría todo cocinado.

Los principales cambios en relación a la última oferta son:

  • Hasta ayer había 3 dólares de diferencia entre los 53 que decía el gobierno y unos 56 que pedían los bonistas. Se habría cerrado en torno a un Valor Presente Neto de 54,8 dólares por cupón.
  • El primer pago se adelantó aún más y será el 9 de enero del año que viene, en lugar del 4 de marzo.
  • Se adelanta un año el vencimiento de los bonos emitidos como compensación por los intereses devengados este año, de 2030 a 2029 y comienzan a amortizarse en enero de 2025.
  • Los bonos emitidos durante el kirchnerismo van a seguir teniendo sus cláusulas más beneficiosas.
  • Se incrementa el porcentaje de aceptación de 50 % a 70 %, de esta manera la cláusula es prácticamente simbólica.

En el día de hoy vencía la oferta formulada por Argentina el 6 de julio, pero, según el comunicado oficial, se va a postergar hasta 24 de agosto.

De conjunto, el aumento en el valor presente neto de 2 dólares por cupón implica la cesión de cerca de 2 mil millones de dólares más, a los ya 15 mil millones que cedieron desde la primera oferta.

Para tener una dimensión de todo lo que se cedió, representa el doble de toda la partida de dinero extra por Covid-19, de $ 688 millones. Es decir, el doble de todas las medidas como los 2 pagos de IFE, los 4 pagos de ATP, los débiles refuerzos en Saludo o Programas Alimentarios.

Aunque hay que decir que esa partida extra en realidad está bastante por debajo de lo que invirtieron otros países de la región.

Y esa primera oferta además, ya estaba montada sobre el reconocimiento de varios aspectos que pedían los bonistas:

En primer lugar, la propia deuda sin investigar sus sucesivos fraudes e ilícitos, además de su uso en beneficio de unos pocos y contrario a los intereses de las mayorías:

  • La casi nula quita de capital.
  • Un recorte en los intereses, que como ya tenían una enorme sobretasa, igualmente seguían estando por encima de los niveles de la región y de las tasas cero o negativas del resto del mundo
  • Las cláusulas de soberanía en tribunales extranjeros.

¿Si hay acuerdo ganamos todos?

Toda la campaña mediática impulsada desde el año pasado cuando se empezó a hablar de renegociación incluso antes de que asumiera Fernández, repite como un mantra que “es necesario resolver el problema de la deuda y alcanzar un acuerdo con los acreedores”, que es la única manera de salir de la crisis, etc. Desde el gobierno, la oposición, los grandes empresarios, los economistas que aparecen en los medios.

Por supuesto, uno de los ganadores son los bonistas de Wall Street, que se van con un negocio redondo.

Además, el propio ministro Guzmán resaltó hace 3 días en una entrevista en Página 12 las ventajas para los grandes empresarios locales, como poder financiarse en el exterior o mejorar el valor de sus activos.

Ayer los mercados festejaron: las acciones de compañías argentinas que cotizan en Wall Street tuvieron un salto del 13 % en sus valores.

La clave de su política es hacer pasar sus intereses particulares, que es hacer ganancias a costa de la deuda, como los intereses generales de toda la nación.

¿Pero quién va a pagar esta fiesta? ¿Quién la está pagando, de hecho, ahora?

La situación de crisis actual no es meramente un fenómeno de pandemia sumado a la economía quebrada que dejó Macri. El hecho de que el supuesto “Estado presente” se haya limitado a dos pagos de 10 mil pesos en 4 meses y medio, mientras la pobreza, la indigencia y la precarización de la juventud crecen estrepitosamente, y mientras los grandes empresarios no sólo no dejaron de ganar sino que fueron subsidiados por el Estado, no es algo que cayó del cielo, sino una consecuencia directa de atar toda la economía a “honrar la deuda”.

Aún en plena pandemia se pagaron $ 350 mil millones en estos 6 meses, lo reconoció un informe del Jefe de Gabinete en Diputados. Es el doble de todo lo que se destinó a IFE y muchas veces más la plata que fue a reforzar las unidades de terapia intensiva en los hospitales.

¿El resultado? La Cepal ya dice que Argentina es el país donde más aumentó la desigualdad durante la pandemia.

Lejos de “ganar todos”, lo que se viene con esta perspectiva es una economía atada de pies y manos a los bonistas y al FMI, en la que buscarán que esta fiesta la paguen los trabajadores, los que estaban últimos y van a seguir estando.

¿La opción era simplemente caer en default? Lejos de eso, se trata de tomar medidas de fondo para un problema de raíz como es la deuda, empezando por su investigación y desconocimiento soberano.







Temas relacionados

Martín Guzmán   /    Endeudamiento   /    Alberto Fernández   /    Reestructuración de deuda   /    Default   /    Crisis de deuda   /    Deuda   /    Deuda externa   /    Bonistas   /    FMI   /    Deuda pública   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO