Política México

IMPERIALISMO

Pese a crisis, EE.UU. urge reapertura de empresas en México para seguir fabricando armas

A través de su embajador en México, Christopher Landau, Estados Unidos urgió a tomar medidas para "salvar las cadenas de suministro" con Canadá y México. Estas medidas implican en primer lugar, sin embargo, no a las que puedan producir insumos para la crisis, sino a las que afectan la producción de armamento en Estados Unidos. Nuestras vidas valen más que su arsenal.

Jueves 23 de abril | 15:21

El embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, publicó en su cuenta oficial de Twitter una serie de mensajes urgiendo a tomar medidas para "salvar las cadenas de suministro entre Estados Unidos, Canadá y México". Esto luego de que representantes del Pentágono se posicionaran en torno al cierre de empresas en México y anunciaran que el gobierno estadounidense pediría al mexicano reactivar algunas de ellas. 

En particular, la Casa Blanca estaría interesada en la reapertura de empresas cuya paralización afecta la producción de armamento en Estados Unidos.

"La integración económica de Norteamérica exige coordinación", dijo Landau, tras ser cuestionado por este llamado a la exposición de miles de trabajadores. "Por supuesto que la salud viene primero, pero me parece miope sugerir que los efectos económicos no importan", argumentó. Aseguró que no era imposible mantener en funcionamiento la economía y cuidar la salud de las y los trabajadores, sin dejar de destacar que peligran las cadenas de suministro. 

En las últimas semanas, la actividad en las maquiladoras de la frontera norte se ha visto afectada por contagios, cierres, sanciones, paros y huelgas de trabajadores que exigen a las empresas el cierre de las instalaciones ante la expansión del virus, así como medidas óptimas de sanidad en aquellas que sigan operando. Tan solo en Chihuahua, ante el cierre de decenas de plantas, hay un estimado de 180 mil trabajadores industriales inactivos. 

Algunas de estas empresas, según ha destacado Washington, son proveedoras de materias primas importantes para la base industrial armamentista estadounidense.

La vuelta a la producción no puede depender de los intereses de las empresas ni de la industria de muerte de países con injerencia militar en naciones económicamente dependientes. El regreso y el mantenimiento a la producción, para en verdad garantizar el bienestar y la salud de sus trabajadores y trabajadoras, debe estar en manos de estos últimos. Sólo comisiones electas entre la base trabajadora pueden determinar si hay o no condiciones para producir y sólo la fuerza organizada del sector puede replantearse lo que producen y resolver si la producción estará encaminada a servir a las grandes mayorías o a unos cuantos que no dudan en poner sus ganancias y su arsenal por encima de vidas obreras. 







Temas relacionados

Covid-19   /    Política México   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO