Política

DEROGACIÓN DEL DECRETO DE INTERVENCIÓN

Vicentin: Alberto Fernández tira la toalla ante la patronal estafadora

Anunció el fin de la intervención. Responsabilizó de su fracaso a la Justicia. El mito del peronismo como fuerza anti-oligárquica y freno de la derecha, choca con la victoria otorgada a las patronales agrarias. El límite de la propiedad privada.

Facundo Aguirre

IG: @hardever // Twitter: @facuaguirre1917

Sábado 1ro de agosto | 00:07

La decisión del gobierno nacional de dar marcha atrás con la intervención de Vicentin, es el acto final de una nueva capitulación frente a las presiones empresarias. Antes había sucedido con Techint y los despidos, con el pago de ATP a los CEO’s de los grandes grupos económicos y las sucesivas concesiones en las negociaciones con los bonistas.

El presidente señaló la connivencia de la Justicia con la patronal vaciadora, que impidió que se avanzara en auditar el estado de la empresa. En un hilo de tuit, Fernández reconoció que su plan consistía en estatizar la deuda dejada por los vaciadores: "La intervención por 60 días era fundamental antes de declarar a Vicentin S.A.I.C. como un bien de utilidad pública, para conocer su verdadero estado patrimonial. En estas condiciones, no estamos dispuestos a adoptar riesgos que podrían traer como consecuencia la estatización de deuda privada para que los argentinos y las argentinas deban hacerse cargo del irresponsable proceder de los actuales administradores". Algo que advertimos desde el primer momento desde el Frente de Izquierda reclamando su expropiación sin pago y bajo control de los trabajadores, para evitar precisamente hacerse cargo de la deuda privada y obligar a los empresarios a pagar a los productores estafados por Vicentin

Con esta decisión, el Gobierno le ha otorgado una victoria a las patronales agrarias y los grandes empresarios que pusieron el grito en el cielo ante el riesgo de poner en cuestión la propiedad privada. Ha envalentonado a la derecha que hizo de Vicentin una causa que puso de manifiesto la prepotencia de los propietarios.

Podés leer: Banderazo por Vicentin: la prepotencia de los propietarios

Además el peronismo en el poder se ha mostrado incapaz de defender a los productores rurales estafados, a los trabajadores que van a perder sus empleos, al Banco Nación y enterrado el discurso de la soberanía alimentaria. El desguace de la empresa por los grandes grupos cerealeros del capital extranjero está a la orden del día. Los esfuerzos de los militantes oficialistas por festejar el recule presidencial como un medio para que los vaciadores tengan que dar respuesta, enternecería sino fuera porque desnuda un cinismo y un espíritu de postración que acarrea grandes peligros para las mayorías populares.

La postración frente a la propiedad privada capitalista marca un limite insalvable del peronismo el el poder.

El Gobierno del como si

El Frente de Todos logró su victoria electoral presentándose como el mal menor frente a la derecha de Juntos por el Cambio. Eso hizo que desde el vamos bajara las expectativas generales sobre lo que iba a lograr. Sin embargo, ante la crisis del coronavirus y la evidente crisis capitalista, el peronismo intentó con Vicentin mostrarse activo en una política de rescate de las empresas capitalistas endeudadas mediante la expropiación. El arrugue gradual ha culminado por sepultar toda ilusión en que se plantee algún grado de estatismo, siquiera parcial, que ponga en cuestión la propiedad privada capitalista. En este marco la foto con la AEA del 9 de Julio no es un error, sino la representación gráfica de su subordinación al poder de los grandes grupos económicos. Así como tampoco es una demora el cajoneo del impuesto a las grandes fortunas.

Leé también: De Macri a la AEA: malmenorismo para tiempos de pospandemia

Mirado históricamente, el gobierno de los Fernández-Fernández, representa una degradación del mito histórico del peronismo como fuerza representativa de una revolución nacional y anti-oligárquica. Walter Benjamin solía decir que “el mito tiene sentido por sí mismo en cada uno de sus complejos cerrados de leyenda; no en cambio la historia”. Un repaso por la larga historia de capitulaciones del peronismo a los enemigos de la Nación oprimida que decía representar, demuestra la veracidad de la afirmación del pensador alemán.

El malmenorismo y el "capitalismo para todos" ha tomado cuerpo en las continuas concesiones y arrugues frente al capital, en prejuicio del pueblo trabajador; y en la sumisión a los mecanismos de expoliación imperialista con la renegociación del pago de la deuda externa. El Gobierno del pretendido peronismo progresista abdicó desde el principio a cualquier pretensión de cambio, ya que asumió como propia la tarea de reconstruir la viabilidad del país burgués, devastado por el macrismo y los empresarios ante los que capitula.

El malmenorismo albertista lleva al terreno de la parodia lo que el mito del peronismo “nacional y popular” buscó ocultar mediante la leyenda, cimentada en la resistencia de la clase obrera luego de la capitulación al golpe gorila de 1955. Parodia porque repite el hecho de ser, como lo calificaba Milicíades Peña, el gobierno del como si; pero en este caso sin ninguna intención de ofrecer una resistencia relativa al imperialismo: “Precisamente, el peronismo fue en todo el gobierno del ‘como si’. Un gobierno conservador que aparecía como si fuera revolucionario; una política de estancamiento que hacía como si fuera a industrializar al país; una política de esencial sumisión al capital extranjero que se presentaba como si fuera a independizar a la nación, y así hasta el infinito”.

Las declaraciones de fe capitalista -eso sí- donde “ganen todes”, en medio de una crisis mundial del capitalismo descomunal que desarma todas las justificaciones sobre la falta de relaciones de fuerza, los transforma en un instrumento de los grandes empresarios contra los intereses populares.







Temas relacionados

Propiedad privada   /    Cuarentena   /    Pandemia   /    Vicentin   /    Coronavirus   /    Frente de Todos   /    Alberto Fernández   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO